A la entrada al centro de la ciudad unos inmensos arcos multicolores que recuerdan la China imperial, acogen al visitante en este pequeño rincón de Asia. El barrio chino te hará cambiar de aires, con su calle peatonal, sus comercios típicos, sus restaurantes y tiendas de alimentos. Los perfumes de Oriente, las farolas y el pavimento de bronce labrado que adorna la calle de La Gauchetière, el parque conmemorativo Sun Yat-Sen y el hotel cubierto de pagodas, te harán sentir en otro lugar.

0 heelsments:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal