Este es el resultado de los numerosos tejidos en forma de pañuelos, fulares... que podrás ver en las calles de Marrakech y que han sido teñidos por pigmentos naturales. Los artesanos dedican horas a este proceso tan tradicional como natural para que podamos disfrutar de una pieza totalmente orgánica en tejido y en color.


El zoco Semmarine, o barrio de tintoreros, ha conservado su autenticidad: desde hace siglos se emplean las mismas técnicas ancestrales de coloración que transmiten de manera hereditaria. Las fibras textiles de lana o de algodón y las pieles curtidas de borrego, de cabra, de vaca o de dromedario, se sumergen en las tinas de tinturas con paredes de cerámica, los batanes, en donde los artesanos pisotean las pieles. Los colorantes se elaboran a partir de pigmentos naturales: amapola, índigo, azafrán, hueso de dátil y antimonio.


Resulta impactante ver miles de madejas de lana colgadas en ramas de bambú por todo el zoco.

4 heelsments:

Vaya, al ver estas imágenes no he podido evitar echar de menos Marrakesh, me muero por volver allí.

18 de agosto de 2009, 10:30  

muy fácil: grounds@moviemindpictures.es

,: ]

19 de agosto de 2009, 6:03  

Un blog más que interesante el tuyo!! El post de Yves Saint Laurent es una pasada! Gracias por pasarte por mi blog! un saludo

24 de agosto de 2009, 8:53  

Qué pasó?

2 de febrero de 2010, 7:13  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal